[…] Carnavaleros. Espectadores frustrados de tus tablas, soñadores ausentes de una noche contigo que renace con el veneno de febrero. Cuando el frío se apodera del alma, muy a menudo si es invierno, ahí estás tú, carnaval. Cuando la nostalgia se alimenta de nuestros sueños, ahí estás tú. Cuando nos encontramos perdidos,… Leer artículo completo […]

Responder