Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Saltar al contenido
Al Son del Carnaval

Letra Pasodoble ‘Si caminito del falla’ – La banda del capitán veneno

Pasodoble ‘Si caminito del falla’ – Comparsa La banda del capitán veneno

‘Si caminito del Falla’ es uno de los pasodobles más conocidos de Juan Carlos Aragón y no solo por la letra (que es muy buena) si no por toda la historia que paso. Para quien no lo recuerde, en 2007 este pasodoble, se filtro una grabación por Internet (por correo electronico y por el antiguo Messenger, porque antes no había Whatsapp) cantado por uno de los componentes a diferentes voces, meses antes de que ‘La banda del Capitan Veneno’ saliera a la luz.

En el día del estreno en el Gran Teatro Falla, todo el mundo estaba expectante porque algunos rumores decían que lo habían cambiado y otros que lo cantarían, fue decir las primeras palabras y todo el publico le respondió con un gran aplauso, eso si, se podía escuchar en el gallinero a alguno que ya se lo sabía de memoria. Sin duda un pasodoble que por una cosa o por otra quedó para el recuerdo y es de los más cantado en las barbacoas. Por cierto, finalmente Aragón Becerra se sacó su mote que utilizó para su marca personal ‘El capitán veneno’.

Vídeo: Al son del Carnaval

Letra Pasodoble ‘Si caminito del falla’ – La banda del capitán veneno

Si caminito del Falla
el corazón te palpita
de esa manera canalla,
que rompe y estalla
igual que un cañón.

Es que mil cosas bonitas
van a pasarte esta noche.
Sentirás que por fin
a tu puerta otra vez han llamado los dioses.

Te lo digo paisano porque yo viví una noche de esas,
no quedaban más gritos que el de nuestras manos llamando a la suerte,
ni más miedos que ver como a cada mujer le temblaban las piernas.

Abra ese telón,
que la función ya no se puede alargar más,
que ya no queda libre un palco ni rincón,
que está acabando con nosotros la Final.

Abra ese telón,
que el corazón me está volviendo a palpitar,
que no me acuerdo ya de la presentación
ni de los dos cuplés que vamos a cantar.

Y entre las negras y calientes
bambalinas, cuando gritan campeones,
por quince los corazones,
sus latidos multiplican.

Y mira si lo que te acabo de contar
fue más bonito y más tremendo
que ganar esa final
y más divino y celestial
¡ay, queridísmo paisano!

Que loquito de envidia,
hasta Dios esa noche volvió a hacerse hombre
por ser gaditano.